La oferta de trabajo más emocional

La oferta de trabajo más emocional

Los amigos de Languing preparon una entrevista falsa con candidatos reales. Con ella se pretendía saber no solo si los entrevistados dicen la verdad. Realmente lo que se buscaba era ver sus reacciones reales ante la oferta de trabajo más emocional. Para ello, analizamos todo el contenido con nuestro nuestro software de reconocimiento facial de emociones.

Cómo se prepara la oferta de trabajo más emocional

Era importante disponer de un ambiente lo más cercano a la realidad posible.

Primero se lanzó una oferta de trabajo con uno serie de requisitos concretos. Se seleccionaron los perfiles más idóneos, teniendo en cuenta los idiomas de cada aspirante.

Se colocaron unas cámaras ocultas en puntos escogidos estratégicamente. La localización debía asegurar una buena captura de los rostros. Era muy importante que no pudieran identificarse las cámaras para no condicionar al entrevistado.

Los entrevistadores se metieron bien en su papel. Ataviados como requería la ocasión, comenzaron a llamar a los distintos candidatos uno a uno. La entrevista comenzaba de la manera más corriente posible.

Análisis de las emociones de los candidatos en la oferta de trabajo más emocional

Desde el primer momento, podemos detectar quien está más relajado y quien se muestra más nervioso. Se realizan unas preguntas introductorias para entrar en situación. Apreciamos emociones como CONFIANZA, SATISFACCIÓN o incluso ALEGRÍA en los candidatos cuando hablan de sí mismos.

Al mencionar la extraordinariamente buenas condiciones salariales y de horario, estalla el ÉXTASIS y la SATISFACCIÓN.

Tras las preguntas anteriores, llega el momento de comprobar el nivel de idiomas de cada uno.

En todos los casos, los niveles de nerviosismo e inseguridad hacen que las emociones del entrevistado cambien drásticamente. Observamos INSEGURIDAD, PREOCUPACIÓN e IMPACIENCIA en el impás antes de la pregunta.

Al escuchar la pregunta en uno de los idiomas que según su CV domina, comienza la cascada de emociones negativas. Así, apreciamos INCOMODIDAD, RECHAZO, MIEDO o incluso DESESPERACIÓN.

Este test demuestra la utilidad del reconocimiento facial de emociones en Recursos Humanos. Además del lenguaje no verbal, añadimos un valiosos factor de análisis. Podemos estudiar las reacciones subconscientes de una persona. En base a sus emociones, podemos sopesar la idoneidad de un candidato.